Origen de la Flecha indicativa del Camino de Santiago

Hoy es normal encontrar señalizado el Camino de Santiago con una simple flecha amarilla que nos permite seguir la ruta sin temor a errar el Camino, pero ¿estuvo siempre señalizado de esa forma? Evidentemente no; la Flecha es la idea de Don Elías Valiña, cura párroco de O Cebreiro (localidad limítrofe entre Castilla y Galicia).

Don Elías fue el primer investigador serio del Camino, ya en 1963 presentó su tesis doctoral en la Universidad Pontificia de Salamanca, pero de ser un estudioso entusiasta del Camino, un día tras ver las continuas perdidas y despistes de los caminantes que pasaban por su parroquia, decidió comprar una pintura amarilla de oferta y montado en su Citroën GS se lanzo a señalizar la ruta Jacobea; contando con amigos a los que había contagiado su entusiasmo. Se cuenta que en los años duros del terrorismo de ETA en el mismo Roncesvalles ante una pareja de la Guardia Civil comentó que estaba preparando la “gran invasión”.

El año pasado paseando por el lago de Zurich  me encontré una Flecha, y seguro que más allá habrá más.

Cuando paséis por O Cebreiro, visitad su tumba, murió a los 60 años, en 1989, no pudo ver el auge del Camino ni la repercusión de su feliz y sencilla idea para todos los caminantes y peregrinos.

Gracias don Elias por señalizarnos el Camino a seguir